jueves, 20 de julio de 2017

El mito de Skorzeny (II)


Antes de nada, hay que tener en cuenta que existe una primera parte.




En las SS corría un chiste sobre Skorzeny: le concedieron la Cruz de Caballero por rescatar al Duce, pero le darían una condecoración aún mayor si lo devolvía.

Antony Beevor


"EL HOMBRE MÁS PELIGROSO DE EUROPA"


Después de "su" éxito en la liberación de Mussolini, Skorzeny se convirtió en el jefe de comandos favorito de Hitler. En la primavera de 1944 participó en la planificación de la Operación Salto de Caballo -Unternehmen Rösselsprung-, destinada a capturar al mariscal Tito, líder de los partisanos yugoslavos. La operación fracasó debido a la rivalidad entre los servicios de información alemanes (la Abwehr, de la Wehrmacht, y el SD, de las SS), que se ocultaron mutuamente sus indagaciones, y a que los partisanos se enteraron del plan. Total, que Tito escapó.

Como buen nazi, en julio de 1944 Skorzeny colaboró en la neutralización de los conspiradores que atentaron contra Hitler. En octubre de aquel año, y por encargo del Führer, Skorzeny llevó a cabo una acción de lo más honorable: secuestró al hijo del regente de Hungría, el almirante Miklós Horthy, para evitar que su país se rindiera a los soviéticos y cambiara de bando. Así, Skorzeny y sus hombres no solo actuaron como unos gánsteres, sino que además facilitaron la toma del poder en Hungría por el Partido de la Cruz Flechada, de ideología nazi, y la prolongación del Holocausto en aquel país. Por esta acción, Hitler volvió a condecorar a Skorzeny y lo ascendió a SS-Obersturmbannführer (teniente coronel de las SS).


Skorzeny en Budapest, octubre de 1944.


viernes, 16 de junio de 2017

Cuando Alemania la lió parda




Todos recordamos a aquella pobre socorrista reconociendo en la tele que había mezclado sin querer unos peligrosos compuestos químicos causando "una reacción que lo flipas". Pues bien, hoy voy a hablar de cuando hace un siglo Alemania hizo algo parecido pero más a lo bestia, porque las consecuencias de sus tejemanejes no afectaron solo a un barrio, sino al mundo entero.


jueves, 18 de mayo de 2017

La posverdad




Ese cartel propagandístico trataba de convencer a los estadounidenses que combatían en la Segunda Guerra Mundial de que los soldados de Stalin luchaban por la libertad. Hoy todos sabemos que no era así, pero seguramente los que diseñaron entonces el cartel también lo sabían ya. De hecho, nadie luchaba en el fondo por la libertad, ya que aquel conflicto no fue más que la expresión del choque de intereses entre grandes potencias, lo que pasa es que algunos de esos intereses eran más perniciosos para el conjunto de la humanidad que otros. El término posverdad es un neologismo, pero el concepto es antiguo. Seguramente data del momento en que se inventaron las palabras "pueblo", "nación" y "libertad".


domingo, 14 de mayo de 2017

Las inocentes




Sufrimos primero la persecución de los alemanes, y luego llegaron los rusos. Para nosotras, cuando ellos irrumpieron en nuestro convento fue como... fue un horror inimaginable que solamente Dios podrá ayudarnos a superar. 

Se quedaron durante días.


Hoy quiero recomendar una de esas películas tan alegres que suelo ver: Las inocentes (2016), de Anne Fontaine.

Basada en hechos reales, va del encuentro de una médico francesa con unas monjas polacas violadas por el Ejército soviético al final de la Segunda Guerra Mundial. Se trata de una historia de mujeres narrada por mujeres, que al fin y al cabo conforman un tipo muy concreto de víctimas de las guerras: las que sufren violaciones sistemáticas como forma de dominación militar, como arma de guerra.

En la Segunda Guerra Mundial hubo tres ejércitos que se caracterizaron por llevar a cabo violaciones sistemáticas: el alemán y sobre todo el japonés y el soviético. La diferencia entre el último y los otros dos es que el Ejército Rojo se supone que formó parte del bando de los buenos. Es más, fue el artífice de la derrota de los nazis.

De siempre se ha sabido que cuando los soldados soviéticos entraron en Alemania al final de la contienda violaron a mansalva, a mujeres de todas las edades, un crimen terrible que se ha tratado de justificar como venganza por las barbaridades cometidas por los nazis en la URSS. Si esto ya de por sí se trata de una excusa muy burda, puesto que no parece que una niña de doce años, por ejemplo, pudiera tener culpa de los crímenes hitlerianos, pierde todo sentido desde el momento en que sabemos que los soviéticos no violaban solo a las alemanas, sino a mujeres de múltiples nacionalidades que se iban encontrando mientras "liberaban" Europa Oriental. Mujeres que incluían a sus compatriotas y también a prisioneras de los campos de concentración y de exterminio nazis, como ya expliqué aquí. Se puede decir que el Ejército Rojo era un ejército de violadores.

Además, Polonia no solo formó parte del bando aliado, sino que fue el primer país aliado. De hecho, la invasión alemana de Polonia fue el casus belli de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Y en 1945 el país no solo terminó ocupado por los soviéticos, sino también con sus mujeres violadas por ellos.

Pero la película tiene más enjundia. Aunque es obvio que un grupo de monjas encerradas en un convento de Polonia no podía suponer una gran amenaza para el Ejército soviético, el resto de países aliados miraban hacia otro lado ante los crímenes estalinistas (quizá porque también tenían vergüenzas que esconder). En la pelí, la protagonista forma parte de una misión de la Cruz Roja francesa que está en Polonia para atender exclusivamente a deportados franceses antes de repatriarlos, cerrando los ojos a todo lo que ocurriera alrededor. Pero ella rompe en secreto esa barrera para ayudar a las monjas, no pocas de las cuales están embarazadas como resultado de las violaciones, y estas rompen a su vez sus propias reglas permitiéndole acceder al recinto donde viven. La película es también una crítica a las ideologías y a la religión. La protagonista es comunista, pero su doctrina se tambalea cuando comprueba lo que hacen los soldados de la patria socialista. A la vez, algunas monjas se replantean su fe después de ser violadas, mientras la madre superiora ve en los embarazos el resultado del pecado, y no la consecuencia de agresiones sexuales, y actúa como si lo que más le preocupara es que le pudieran cerrar el chiringuito.

La peli es dura pero no melodramática. Y deja espacio para la esperanza cuando esas mujeres, con ideas aparentemente antagónicas, se unen y buscan un feliz modo de salir adelante.

Huelga decir que las actuaciones, la ambientación y todo lo demás es perfecto. No voy a contar más para no destripar la película, pero creo sinceramente que debería ser de obligada visión en todos los colegios, institutos y conventos del mundo entero.




jueves, 11 de mayo de 2017

La Cosa del Valle de los Caídos




Hoy el Congreso de los Diputados ha aprobado una propuesta no de ley para sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos y trasladar los de José Antonio Primo de Rivera a un lugar "no preeminente" del faraónico edificio. Queda por ver si realmente se hace, aunque esto depende del Gobierno de Mariano Rajoy. Sería lo suyo, lo justo, lo decente y lo ético, algo que en realidad se debería haber hecho hace mucho.

O sea, que probablemente no se haga.

Pero bueno, el caso es que, como todo el mundo sabe, aparte de los cadáveres del invicto Caudillo y del creador del fascismo hispano, allí están enterradas otras 33.847 personas muertas en la Guerra Civil, de ambos bandos. Ese es el número oficial hasta ahora porque, según explicó en 2009 el diputado del PP y luego ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, podrían ser hasta 60.000. Parece ser que al menos varios cientos de cuerpos fueron trasladados allí sin el consentimiento de sus familiares. Y si bien podríamos sacar de aquel lugar los cadáveres del Centinela de Occidente y del Ausente sin problemas logísticos, otra cosa sería la exhumación, recuento e identificación del resto de decenas de miles de personas allí enterradas. De hecho, según este estudio de Francisco Ferrándiz tal tarea sería harto imposible. El motivo, para empezar, es que los cuerpos estarían mezclados y no depositados ni en nichos ni en columbarios, sino simplemente dejados a la buena de Dios en criptas. Para seguir, las goteras y la humedad que padece el lugar desde hace décadas "han afectado de tal manera a las criptas donde están depositados los cadáveres que el osario se ha disuelto en la roca, haciendo indistinguibles unos cuerpos de otros". Como pone en este artículo de EL PAÍS: "Los restos sirvieron para llenar cavidades internas de las criptas y ahora forman parte del edificio. Las humedades han hecho el resto". Como escribe Ferrándiz, "las continuas filtraciones y la acción corrosiva del agua, por lo tanto, habrían "hecho el resto", que significa la disolución de las identidades, conocidas y "desconocidas" o por conocer, en un complejo y contradictorio cadáver colectivo indisoluble y su consolidación arquitectónica en los subterráneos del monumento, en lo que posiblemente llegue a ser uno de los legados más extravagantes del franquismo a largo plazo"

Dicho de otra manera, el arte de quienes diseñaron el edificio, junto al tiempo y el agua, han transformado decenas de miles de cadáveres en una especie de magma humano, en argamasa. En algo parecido a La Cosa, ese ser terrorífico que absorbe y se mezcla con otras formas de vida para imitarlas. 

No soy arquitecto, pero no sé si esto es muy ortodoxo.


viernes, 28 de abril de 2017

El provincianismo histórico




Mi amiga Ana Cepeda se deja los sesos una y otra vez tratando de convencer a todo quisque de que el comunismo ha sido tan malo como el fascismo. Ana tiene razones de peso para pensar así: su padre y su tío, malagueños, formaron parte de los miles de niños de la guerra que fueron evacuados a la URSS durante nuestra contienda civil. Y no les fue muy bien: el primero murió en una cárcel soviética, mientras que el segundo pasó varios años en el Gulag por tratar de escapar de aquel siniestro país. Además Ana es de madre rusa, y resulta que su abuelo materno fue ejecutado durante las purgas estalinistas.

El problema es que mi amiga Ana es española, vive en España y claro, no pocas veces sufre la incomprensión de sus compatriotas.

Como ya expliqué aquí, Europa ha padecido en su historia reciente dos tipos de dictaduras, las fascistas y las comunistas. Durante la Segunda Guerra Mundial el fascismo, en su variante nazi, se extendió por casi todo el continente, pero fue derrotado en 1945 y sustituido a partir de entonces en Europa Oriental por el comunismo, en su variante estalinista. Las dictaduras comunistas europeas perdurarían durante más de cuatro décadas.

En España, el fascismo, en su variante franquista, no fue derrotado ni en la Guerra Civil ni después porque nuestro país no participó directamente en la Segunda Guerra Mundial, de manera que también perduró durante casi cuarenta años desde que se empezó a instaurar en 1936.

Así pues, los europeos tenemos dos experiencias dictatoriales contemporáneas de distinto signo, lo que hace que existan dos memorias históricas diferentes en nuestro continente, dependiendo de si nos situamos en el este o en el oeste. Europa Oriental padeció el fascismo durante la guerra, pero su experiencia más duradera y reciente ha sido con el comunismo, de manera que muchos de sus ciudadanos tendrán una percepción más negativa del segundo que del primero, o al menos igual de mala en ambos casos. Europa Occidental sufrió el fascismo, y en especial España, en la que el régimen franquista duró hasta hace solo cuatro décadas. Además, el PCE tuvo un papel protagonista en la lucha contra la dictadura y por el restablecimiento de la democracia en nuestro país, que por otra parte sirvió para disimular su tenebroso pasado estalinista. En cualquier caso, en España y en Europa Occidental en general la percepción que se tiene del fascismo es peor que la del comunismo.

Esta forma tan particular de ver la historia es lo que he decidido llamar provincianismo histórico. La incultura, el desinterés, el sectarismo, la propaganda o incluso el nacionalismo hacen que a menudo la gente tenga una versión de la historia formada básicamente a partir de la experiencia de su lugar de nacimiento, completamente exenta del sentido global, del conjunto. Así, por regla general un español de izquierdas va a ver peor el fascismo que el comunismo debido a la dictadura de Franco, aunque en otros lugares del mundo los comunistas hayan perpetrado todo tipo de barrabasadas durante décadas. Por otro lado, también hay que tener en cuenta lo que podríamos llamar el factor del triunfador, que vendría a significar, a grandes rasgos, que toda persona que triunfe en la vida tendrá muchos seguidores -más o menos explícitos-, aunque hablemos de un criminal de la peor especie. Este factor es que el hace que tipos como Franco o Stalin cuenten, aún en nuestros días, con no pocos defensores en sus respectivos países a pesar de ser responsables de crímenes de masas: al fin y al cabo ganaron guerras, ¿y qué mayor logro hay en la vida de un ser humano que aplastar al enemigo? En España alguien así sería por ejemplo un tipo -o tipa- que aceptase que Franco se equivocó en algunas cosas pero que ante todo resaltase lo bueno que hipotéticamente también hizo, y que por supuesto considerara a los dictadores comunistas mucho peores que él.

Dejando aparte la evidente doble moral que supone condenar más unas dictaduras que otras según su color político, el provincianismo histórico implica una distorsión importante de la realidad con el añadido de otros efectos indeseables, como cuando se otorga al país propio una importancia excesiva en el contexto internacional. Así, siempre se ha exagerado el papel de España durante la Segunda Guerra Mundial, cuando lo cierto es que si nuestro país permaneció ajeno a aquel conflicto no fue gracias a la habilidad en cuestiones diplomáticas del invicto Caudillo, como se ha cansado de repetir la propaganda durante décadas, sino porque entonces ningún contendiente nos prestó demasiada atención.

La propaganda es la madre de todos los mitos, y estos forman la masilla con la que rellenamos la pobre visión que aún tenemos de la historia y por tanto del presente, lo que no está exento de riesgos. Sin ir más lejos, los programas de los partidos políticos son siempre maravillosos y está bien votar teniéndolos en cuenta, pero la experiencia histórica nos dice que dichos programas existen sobre todo para incumplirse. Y en un mundo en que los políticos no paran de tirar de mitos históricos para manipular a las masas, parece recomendable conocer un poco la realidad del pasado y de dónde viene cada partido, al menos a la hora de votar.


lunes, 24 de abril de 2017

El PP today




Ante tanto caso de corrupción suelto -aunque todos ligados a su formación-, el Partido Popular ha protestado enérgicamente frente al Partido Popular, situado al otro lado de una pantalla de plasma. Los dirigentes del PP de los que usted me habla se han instado a sí mismos a hacer algo al respecto, e incluso se han advertido que están planteándose revisar los acuerdos alcanzados con ellos mismos. Por su parte, esos mismos dirigentes de los que usted me habla se han respondido que la lucha contra la corrupción siempre ha sido una prioridad en su partido, añadiendo que no hay que olvidar que la gran mayoría de los integrantes del Partido Popular son personas honradas y merecedoras de toda confianza.

Después, han apagado la tele y se han puesto a leer el Marca.