sábado, 28 de julio de 2018

Los pantanos de Franco (y las autopistas de Hitler)




¿Quién no ha oído hablar de los pantanos de Franco? ¿Y de las autopistas de Hitler? Las autopistas y los pantanos son positivos, pero también hay que tener en cuenta que se han empleado hasta la saciedad como propaganda por las dictaduras. Aunque lo peor es que se siguen utilizando así hoy, cuando ya no existen tales dictaduras. Y es que hay mucho mito en torno a estas cuestiones. Para empezar, la primera autopista se creó en la Italia de Mussolini, en 1923, no en la Alemania de Hitler, pero es que ya estaba planificada antes de que el Duce llegara al poder. Igual que las autopistas germanas estaban planificadas antes de la subida al poder de Hitler y los pantanos españoles se diseñaron y se empezaron a construir antes de Franco. De hecho, me parece muy injusto que siempre se hable de las autopistas de Mussolini y Hitler y de los pantanos de Franco, en lugar de mencionar a los ingenieros que idearon todo eso, sus obvios y verdaderos artífices. Así que lo voy a hacer ahora, qué cojones, para visibilizarlos. El creador de las autopistas fue Piero Puricelli. El planificador de las autobahnen en tiempos de la República de Weimar fue Robert Otzen. Y el auténtico padre de los pantanos españoles, proyectista del embalse del Ebro en 1921, fundador y primer director técnico de la Confederación Hidrográfica del Ebro en 1926 y creador del Plan Nacional de Obras Hidráulicas de 1933, en el que se basó el Plan General de Obras Públicas de 1940, fue don Manuel Lorenzo Pardo.




Piero Puricelli, Robert Otzen y Manuel Lorenzo Pardo, bien visibilizados.


El único "mérito" de todos esos dictadores habría sido, en cualquier caso, dejar hacer lo que ya había sido planificado antes y aprovecharlo de forma propagandística en su favor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario