domingo, 14 de mayo de 2017

Las inocentes




Sufrimos primero la persecución de los alemanes, y luego llegaron los rusos. Para nosotras, cuando ellos irrumpieron en nuestro convento fue como... fue un horror inimaginable que solamente Dios podrá ayudarnos a superar. 

Se quedaron durante días.


Hoy quiero recomendar una de esas películas tan alegres que suelo ver: Las inocentes (2016), de Anne Fontaine.

Basada en hechos reales, va del encuentro de una médico francesa con unas monjas polacas violadas por el Ejército soviético al final de la Segunda Guerra Mundial. Se trata de una historia de mujeres narrada por mujeres, que al fin y al cabo conforman un tipo muy concreto de víctimas de las guerras: las que sufren violaciones sistemáticas como forma de dominación militar, como arma de guerra.

En la Segunda Guerra Mundial hubo tres ejércitos que se caracterizaron por llevar a cabo violaciones sistemáticas: el alemán y sobre todo el japonés y el soviético. La diferencia entre el último y los otros dos es que el Ejército Rojo se supone que formó parte del bando de los buenos. Es más, fue el artífice de la derrota de los nazis.

De siempre se ha sabido que cuando los soldados soviéticos entraron en Alemania al final de la contienda violaron a mansalva, a mujeres de todas las edades, un crimen terrible que se ha tratado de justificar como venganza por las barbaridades cometidas por los nazis en la URSS. Si esto ya de por sí se trata de una excusa muy burda, puesto que no parece que una niña de doce años, por ejemplo, pudiera tener culpa de los crímenes hitlerianos, pierde todo sentido desde el momento en que sabemos que los soviéticos no violaban solo a las alemanas, sino a mujeres de múltiples nacionalidades que se iban encontrando mientras "liberaban" Europa Oriental. Mujeres que incluían a sus compatriotas y también a prisioneras de los campos de concentración y de exterminio nazis, como ya expliqué aquí. Se puede decir que el Ejército Rojo era un ejército de violadores.

Además, Polonia no solo formó parte del bando aliado, sino que fue el primer país aliado. De hecho, la invasión alemana de Polonia fue el casus belli de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Y en 1945 el país no solo terminó ocupado por los soviéticos, sino también con sus mujeres violadas por ellos.

Pero la película tiene más enjundia. Aunque es obvio que un grupo de monjas encerradas en un convento de Polonia no podía suponer una gran amenaza para el Ejército soviético, el resto de países aliados miraban hacia otro lado ante los crímenes estalinistas (quizá porque también tenían vergüenzas que esconder). En la pelí, la protagonista forma parte de una misión de la Cruz Roja francesa que está en Polonia para atender exclusivamente a deportados franceses antes de repatriarlos, cerrando los ojos a todo lo que ocurriera alrededor. Pero ella rompe en secreto esa barrera para ayudar a las monjas, no pocas de las cuales están embarazadas como resultado de las violaciones, y estas rompen a su vez sus propias reglas permitiéndole acceder al recinto donde viven. La película es también una crítica a las ideologías y a la religión. La protagonista es comunista, pero su doctrina se tambalea cuando comprueba lo que hacen los soldados de la patria socialista. A la vez, algunas monjas se replantean su fe después de ser violadas, mientras la madre superiora ve en los embarazos el resultado del pecado, y no la consecuencia de agresiones sexuales, y actúa como si lo que más le preocupara es que le pudieran cerrar el chiringuito.

La peli es dura pero no melodramática. Y deja espacio para la esperanza cuando esas mujeres, con ideas aparentemente antagónicas, se unen y buscan un feliz modo de salir adelante.

Huelga decir que las actuaciones, la ambientación y todo lo demás es perfecto. No voy a contar más para no destripar la película, pero creo sinceramente que debería ser de obligada visión en todos los colegios, institutos y conventos del mundo entero.




No hay comentarios:

Publicar un comentario