miércoles, 23 de marzo de 2016

Tomar medidas




He visto que en algunas gasolineras hay barreras para evitar que la gente se marche sin pagar. Y no sé, pero igual estaría bien poner una de esas barreras en la clínica.


martes, 15 de marzo de 2016

El legado (II)



Yo lo llevaré. ¡Yo lo llevaré! ¡Yo llevaré el anillo a Mordor! Aunque... no sé cómo voy a hacerlo.


Y ese pequeño hobbit, queridos amigos, soy yo cuando decidí hacerme cargo de una clínica dental.


"¡Que vuelva la URSS!"




Pablo Iglesias Turrión es el líder del tercer partido de España, Podemos. Es también el tipo que aparece detrás de una bandera soviética junto al grupo F.R.A.C. (Fundación de Raperos Atípicos de Cádiz) después de que este interprete su tema ¡Que vuelva la URSS! en una gala de La Tuerka de hace cuatro años. La Tuerka, ese programa de televisión que presenta el propio Pablo Iglesias.




Pablo Iglesias es comunista, como él mismo ha reconocido, y por lo visto de la vertiente prosoviética. Lo que llama la atención no es esto, que marxistas-leninistas ha habido muchos, sino la encendida defensa de la democracia que hizo en su discurso de la fallida sesión de investidura el 2 de marzo de este año. Está muy bien defender la democracia, pero hacerlo desde las simpatías hacia la Unión Soviética para mí es como defender la lucha contra el racismo y la segregación racial, y a la vez congeniar con el Apartheid: un pelín contradictorio. Aunque igual es que soy muy raro.

Pero en realidad de lo que quería hablar aquí es de la letra del rap, concretamente de uno de sus argumentos, porque ya lo he escuchado o leído entre las gentes de izquierdas unas cuantas veces. Cantan los F.R.A.C.:

No es que crea ciegamente en ello
pero este mundo es un puto cachondeo.
Hace falta equilibrar como sea la balanza
porque el libre mercado solo llena su panza.

Es decir, no se trata tanto de defender el régimen soviético, sino de mostrar cierta añoranza por la Guerra Fría, cuando el equilibrio de bloques supuestamente impedía que ninguno de los dos se desmadrara y, por tanto, el capitalismo era más humano. Hoy EEUU no tiene rival y por eso el neoliberalismo campa a sus anchas por el mundo. Analicemos esto.

El famoso neoliberalismo se empezó a poner en practica en los años setenta y ochenta, o sea, en plena Guerra Fría. Margaret Thatcher y Ronald Reagan, principales adalides del neoliberalismo político, llegaron al poder respectivamente en 1979 y 1981. O sea, cuando a la URSS aún le quedaban unos años de existencia. O sea, en plena Guerra Fría. El imperialismo yanqui y, claro está, el soviético, llegaron a su apogeo en plena Guerra Fría, cuando se crearon la OTAN y el Pacto de Varsovia. O sea, cuando ambas potencias controlaban amplias zonas del mundo, cambiando regímenes a su antojo, manteniendo dictaduras e incluso invadiendo países. Si hubo un momento en que el mundo estuvo al borde del conflicto nuclear fue en plena Guerra Fría. La plaga del yihadismo que padecemos hoy se originó en plena Guerra Fría. De hecho, fue directamente la intervención soviética en el mundo árabe lo que causó la aparición del yihadismo. Si nos centramos en nuestro país, durante casi toda la Guerra Fría los españoles soportamos la dictadura de Franco, un nefasto régimen sostenido por EEUU precisamente por su anticomunismo. Después, ya en democracia, el neoliberalismo se manifestó durante los años ochenta a través de la cultura del pelotazo y los inicios de la burbuja inmobiliaria. Era esa época en la que un ministro de Economía supuestamente socialista, Carlos Solchaga, presumía de que "España es el país donde es más fácil enriquecerse en menor tiempo".

La existencia de la URSS no solo no impidió la aparición del neoliberalismo, sino que, de hecho, este surgió como reacción frente al socialismo en el contexto de la Guerra Fría, e incluso llegó a ser adoptado por partidos socialdemócratas, como ocurrió en España.


Antes se hacían mejores canciones sobre la URSS


¿No será que muchos de los males que sufrimos en los tiempos actuales vienen precisamente de la Guerra Fría? Dejando aparte que la Unión Soviética no fue más que una larga dictadura que persiguió, torturó, encerró y asesinó a millones de personas -que ya es mucho dejar-, no, no hay ningún motivo racional para añorarla. ¿Que vuelva la URSS? Sí, pero solo en la imaginación de algunos nostálgicos descerebrados.




sábado, 12 de marzo de 2016

Te lo dije



Orestes perseguido por las Furias, de William-Adolphe Bouguereau


Ah, qué sería de nosotros, pobres infelices, sin esas personas dedicadas permanentemente a decirnos lo que tenemos que hacer.




lunes, 7 de marzo de 2016

Not my fucking job




Es que la odontología tendría que estar cubierta por la sanidad pública, me dicen algunos. Así, como si yo fuese ministro, o un líder revolucionario capaz de cambiar el sistema.

Y eso que la alopecia hace ya mucho que no me permite llevar coleta.