martes, 29 de abril de 2014

La bella y el bestia



Ilustración para el cuento La Bella y la Bestia, de Eleanor Vere Boyle


La chica más guapa del mundo se puso a tirarle los tejos al tío más horrendo del universo. Como el tipo era feo pero no de piedra, no tardó en caer rendido ante su magia y empezaron a salir juntos. Los demás le preguntaban a ella que qué veía en él: "no es guapo, pero es un encanto", respondía feliz.

Un día se pelearon, que es lo que tienen todas las parejas. Ella sólo esperaba que su novio se tranquilizara un poco, pero él decidió cambiar aquello que creía era el origen del problema: su aspecto físico. Desde que sufrió la mordedura de un camaleón, años atrás, el tipo había adquirido el poder de modificar con facilidad su piel, de modo que se volvió de color verde, se puso cachas, se afeitó y se cortó el pelo para asemejarse así al Increíble Hulk. Ahora sí le voy a gustar de verdad, se dijo a sí mismo satisfecho.

Cuando ella le vio salió despavorida.


5 comentarios:

  1. Lo que cuenta es el contenido, no el continente

    ResponderEliminar
  2. Pedro todo ello es producto de tu imaginación. Ana lo define a la perfección. Eres único y espero que no cambies. Besitos...

    ResponderEliminar