domingo, 16 de diciembre de 2018

Peiró




Seamos hoy revolucionarios conscientes, hagamos la acción eficaz y coordinémosla de modo que sea un ejemplo de entusiasmo, de inteligencia y de capacitación.

Ramón J. Sénder


Siempre me han llamado la atención esos políticos republicanos españoles que huyeron a Francia en 1939, sólo para ser capturados allí por los nazis no mucho tiempo después, devueltos a España, y finalmente encarcelados o ejecutados. Su historia me parece terrible, por la múltiple crueldad que supone tener que dejar tu casa, tu país, para tratar de ponerte a salvo y, una vez que crees que ya lo estás, ser devuelto a las garras de los que te persiguen para matarte.

Fueron unos cuantos los que corrieron esa suerte, aunque de todos, el caso más conocido, y con diferencia, es el de Lluís Companys, presidente de la Generalitat catalana durante la Guerra Civil. El nombre de Companys ha sido profusamente utilizado por el nacionalismo catalán, en ocasiones de forma harto demagógica (desde ciertos sectores políticos catalanes se ha exigido reiteradamente que el Estado español pidiese perdón por su fusilamiento). Además, se ha pedido la revocación de su consejo de guerra, y se le han realizado durante mucho tiempo múltiples homenajes desde diferentes instituciones, no sólo catalanas. Nada que objetar por mi parte a esto último, al contrario más bien. Creo que toda víctima de la barbarie merece, aparte de justicia, un recuerdo, un homenaje. Por eso precisamente me parece injusto que otros que corrieron la misma suerte que Companys hayan caído en el olvido excepto para unos pocos, como los socialistas Julián Zugazagoitia y Francisco Cruz Salido, o el anarquista Joan Peiró.

El caso de Peiró es especialmente sangrante, dado que fue un hombre honesto y trabajador que dedicó su vida tanto a luchar por los más desfavorecidos, como a enfrentarse a la violencia. No hay un solo punto oscuro en su biografía.

jueves, 6 de diciembre de 2018

Lobos



Hasta el Medievo, la península ibérica estuvo cubierta de bosques que cobijaban una enorme variedad de grandes mamíferos como ciervos, corzos, jabalíes, osos, linces o lobos. Esas masas forestales se conservaban aún en los primeros tiempos de la Reconquista, pues conformaban muchas veces la ancha tierra de nadie que separaba los reinos cristianos y musulmanes. Pero después, la corona castellana fue deforestando todo el territorio a la vez que lo cristianizaba. Se roturaron millones de hectáreas de bosque para transformarlo en cultivo, y Alfonso X el Sabio (que por lo visto no lo era tanto) creó la poderosa Mesta, una agrupación gremial de pastores y ganaderos que perduró hasta el siglo XIX y cuyos ingentes rebaños necesitaban ingentes pastos. En tiempos de los Reyes Católicos la deforestación ya comenzaba a ser masiva. Obviamente esto hizo que los grandes vertebrados empezaran a escasear, permaneciendo algunos de forma estable exclusivamente en los terrenos dedicados a la caza mayor o en las cadenas montañosas. El lobo fue una excepción, pues en vista de la progresiva desaparición de los herbívoros salvajes, se sustentaba gracias a los millones de cabezas de ganado que había por toda la geografía peninsular. Pero claro, ahí empezó el interminable conflicto entre ganaderos y lobos, en el que los últimos siempre han llevado las de perder. De hecho, el lobo ibérico estuvo a punto de extinguirse hace solo cuarenta años. Afortunadamente, a partir de entonces se convirtió en especie protegida y su población comenzó a recuperarse poco a poco. Pero bueno, viendo esta noticia está claro que el ser humano es un animal que no solo no aprende de sus errores, sino que parece que le gusta repetirlos: