domingo, 3 de julio de 2016

Esas pequeñas cosas que te acercan a Hitler




Todos nos creemos mejores que Hitler. Sin embargo, podemos parecernos al Führer más de lo pensamos cuando reunimos algunas de las siguientes características:

- La falta absoluta de humildad. A lo largo de su vida Hitler se equivocó en casi todo, pero jamás reconocía ningún error. La culpa siempre era ajena, por eso sus disparates los pagaban otros (en especial, los judíos), y muy caro además. Si habitualmente te cuesta reconocer que te has equivocado, y encima se lo haces pagar a otras personas, te pareces a Hitler.

- Si te crees no solo infalible, sino también imprescindible.



- Si eres una persona autoritaria e incluso crees que estás por encima de las normas, de las leyes y del Estado. Es más, crees que las leyes tendrían que redactarse a tu antojo.

- Si piensas que la única auténtica ley es la ley de la selva.

- Si opinas que la especie humana se divide en razas, que no deben mezclarse y que hay unas más aceptables que otras. O sea, si eres racista.



- Si desprecias a grandes colectivos por su etnia, su naturaleza, sus ideas o sus creencias.

- Si crees en conspiraciones judías.

- Si perteneces a alguna organización de extrema derecha.



- Si se te da bien aterrorizar a la gente.

- Si eres Vladimir Putin.

- Si necesitas mucho espacio vital.

- Si crees en la guerra y el exterminio como solución final a los problemas de la humanidad.

- Si te gustan los nazis.


Si posees un par o más de estos rasgos, eres un poco Hitler. Y lo sabes.




1 comentario:

  1. Caches, qué poco me gustan los espejos. Deberían ser eliminados de la faz de la Tierra!!

    ResponderEliminar