viernes, 25 de septiembre de 2015

El amor, idiota




Una de las calamidades que me ha traído esto de ser de ciencias es que mi vida amorosa, hasta ahora, siempre se ha regido según el método científico: prueba y error.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada