viernes, 17 de julio de 2015

Dejar atrás el rencor




Después de varias sesiones de yoga y de leer veinte libros de autoayuda, descubrió que era una gran persona, que tenía que luchar por cumplir sus sueños, que la vida merece la pena y que no se puede vivir con rencor. Así, mientras afilaba un cuchillo, decidió que en lugar de suicidarse abriéndose el vientre era mucho mejor abrir el de todas las personas que le habían decepcionado.


2 comentarios:

  1. Pero sin resentimiento, eh???? jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, una vez que están muertas ya no tiene sentido guardarles rencor.

      Eliminar